e-mail
Contraseña

Español
Julio Iglesias hace cantar de nuevo al presidente de Haití, Michel Martelly
29 de Diciembre de 2012
Por: Ramón Santos, Agencia EFE
 

Julio Iglesias ofreció hoy en el anfiteatro de Altos de Chavon de La Romana (este de República Dominicana) un concierto intimista en el que se dio el lujo de compartir escenario con el presidente de Haití, Michel Martelly.

Iglesias inicio su actuación bajo una noche fresca y húmeda en la que hizo varias alusiones a las relaciones entre la República Dominicana y Haití, los dos países que comparten el territorio de la caribeña isla de La Española.
Estas menciones obedecían a que su presentación fue ofrecida para recaudar fondos en favor de una institución presidida por la primera dama de Haití, Sophia Martelly, quien acompañaba a su esposo, al igual que el primer ministro del país, Laurent Lamothe, y la ministra de Turismo, Stephanie Balmir Villedrouin.

"Mi vida está muy relacionada a este país y me gustaría verlo crecer más rápido", dijo Iglesias en alusión a República Dominicana, antes de dirigirse a Martelly, quien estaba sentado en primera fila: "Presidente, Haití lo necesita a usted para salir adelante".

El multipremiado artista continuó su espectáculo con la canción "De niña a mujer" que -recordó- compuso para su primera hija, Chabeli.
Constantemente el cantante pedía la integración en el espectáculo del público que, gustoso, le complacía cada vez. El español tenia energía y le gustaba mostrarla en el escenario, al igual que sus tres hermosas coristas, que se paseaban sinuosas ante el público.

El intérprete de "Me olvidé de vivir" cantaba y hablaba y al hacerlo parecía contar sus propias vivencias. Iglesias lucía empeñado en que la gente conociera la historia de sus canciones, un lujo que un cantante como él puede darse.
"Me gustan los mundos donde no haya fronteras y menos para los niños", exclamó Iglesias antes de invitar al escenario a Martelly, a quien recibió con un fuerte abrazo.
Iglesias saludó a Martelly en francés y le expresó su gratitud por acompañarle en el espectáculo, a lo que el presidente haitiano, siempre sonriente, respondió: "Julio, permíteme practicar mi español", ante la carcajada de las 5.000 personas que llenaban el anfiteatro.

"Me gustaría saludar al presidente dominicano Danilo (Medina) y al canciller (Carlos) Morales, quienes están aquí presentes, así como al pueblo dominicano, al que mi país quiere tanto", agregó el excantante.
Un Martelly siempre sonriente, que agradeció al español su presentación, por ser a beneficio de los niños de Haití, conectó de inmediato con el público cuando dijo que siendo él un cantante toda la vida, jamás imaginó que un día estaría al lado "de un cantante llamado Julio Iglesias".
A continuación, Iglesias invitó a su ilustre compañero de escenario a interpretar la canción "Corazón, corazón", que cantaron en español.

Martelly lució una voz clara y firme y varias veces recibió la ovación del público, sobre todo por la segunda interpretación que hizo con el intérprete español.
Antes de cantarla, Iglesias y Martelly bromearon sobre sus respectivas esposas, quienes estaban presentes. El presidente haitiano se refería a que su esposa, antes de serlo fue su amiga, mientras que Iglesias respondió que la suya, primero fue su mujer y ahora es su amiga.
Entre risas y mutuos elogios pasaron a cantar "To all the girls I loved before" (A todas las mujeres que amé antes) que Iglesias hizo famosa con el estadounidense Willie Nelson.
Al terminar, el artista madrileño abrazó de nuevo a Martelly, quien se retiró luego de saludar al público, quien le rindió una nueva ovación.

El espectáculo continuó con el intérprete de "Hey" destacando las cualidades de su amigo, el famoso modisto dominicano Oscar de la Renta, quien estaba presente entre el público, al igual que la no menos afamada periodista norteamericana Barbara Walters.

Junto a ellos, entre los espectadores figuraban personalidades como el excandidato presidencial por el opositor Partido revolucionario Dominicano (PRD) y presidente de esa fuerza política, Miguel Vargas.
"Si Haití no progresa, la República Dominicana no progresa, aunque esto suene como otra lengua", señaló Julio Iglesias, quien continuamente emitió comentarios en favor de una mejor relación bilateral entre ambas naciones.
La exitosa actuación de Iglesias en República Dominicana concluyó con la canción "A mi manera", que provocó las últimas grandes ovaciones del público, agradecido por este singular espectáculo.
Volver
Entrevista a Julio Iglesias en Chile
12 de Abril de 2012
Por: Alejandra Valdivieso P., Diario La Segunda
 


A los 68 años, Julio Iglesias está a toda máquina. Y en Chile. Ya cantó en Antofagasta y Concepción, el viernes desatará su show romántico en Movistar Arena y el sábado en Enjoy Santiago. En la VII Región estaba ayer cuando se encontró con Sebastián Piñera.

¿Cómo está Julio? "Estoy vivo ¿Y tú cómo estás, mi niña guapa?", responde en tono alegre y coqueto al teléfono.

El artista hispano más vendedor de la historia (350 millones de discos) acaba de comprar una mansión de 15,2 millones de dólares en Miami. Allí comparte con los cinco hijos que tiene con su señora, Miranda Rijnsburger, de 47 años: Miguel Alejandro (14), Rodrigo (13), las gemelas Victoria y Cristina (10), y Guillermo (4). Con Isabel Preysler tuvo los otros tres: Chabeli, Julio y Enrique.

Para todo el mundo lanzó "1", disco doble formado por sus hits de toda la vida, vueltos a grabar. A Chile acaba de llegar la segunda parte.

"Las grabaciones de los 70 fueron mucho más limitadas, la voz era frágil. Estaban «La vida es igual», «Abrázame», que había escrito durante los primeros 20 años. Ahora grabé con la voz más fuerte y sólida. Imagínate si a Carlos Gardel le dijeran que cante de nuevo. Contaría con medios mucho más modernos y sería mucho mejor... Yo no me comparo a Carlos Gardel, que es un campeón, pero antes que lo hiciera él, lo hice yo. Tuve la suerte de hacerlo".

"Lo único que me gustaría no lo puedo comprar: Tiempo"

De aquí parte a Argentina, Paraguay, Colombia y Venezuela. "Yo no paro de girar. Este año debo cantar entre 90 a 100 conciertos en el mundo entero", resume. "Chile para mí es un país querido desde hace ya 44 años. Es un país donde la gente me deja volver a cantar, que ya es un privilegio".

-Ha dicho que "aunque no llene estadios, siempre habrá algún club pequeño" . ¿Cómo maneja el ego?

-¿Qué ego puedo tener yo si ya tengo el privilegio de estar vivo? De cantar, una familia de críos maravillosos y chicos mayores que son campeones. Y un público de Finlandia y China, donde sigo cantando.

-En gira por Latinoamérica hay veces que canto para 2 mil personas, como hice ahora en Concepción, y estoy feliz de la vida. Antofagasta me encantó. Será emocionante en el Arena y después me iré a otro lado. Siempre con la misma emoción y pasión.

-La gente ya sabe, es obvio que no canto para ganar dinero. En absoluto. Amo cantar, lo necesito.

-¿Qué significa la plata para usted?

-La plata, nada. Porque lo único que me gustaría comprar no lo puedo comprar: Tiempo.

-¿Para qué?

-Para vivir, aprender, ser creativo, ver los colores de la vida. Tiempo para ver crecer a mis hijos, para dar las gracias, para vivir... Me gustaría saber cómo operan los robots, cómo se curan las enfermedades, cómo se paran las guerras...

-El año pasado anunció que se retiraba de la vida pública.

-No, mi amor, se entendió mal. Dije que me retiraba de los actos públicos en el sentido de los Grammys. No quiero ir a ningún lugar de esos porque es mucho hablar del pasado. Vivo en el futuro siempre, estoy en el futuro.

-¿Cómo lleva el tema de la edad? ¡Se le ve con mucha energía!

-Pero yo no tengo edad, flaca. No cumplo años desde hace ya 25 años. No puedo cumplir años ya. Sería injusto que la gente que tiene tantas ganas de hacer cosas cumplieran años. Cumple años la gente que se ha abandonado un poco. Yo no estoy abandonado. Todos los días los años me vienen de frente y yo los esquivo.

-Y, además, con una señora tan joven.

-Eso es lo menos importante. La vida se hace atractiva cuando el amor es gratis, no porque mi mujer es joven. Amo a mi mujer más que a mí mismo, pero no es ella la causante de esto. Es la vida.

-¿Cuál es la clave para seguir así?

-La clave es la pasión, mi amor. Levantarte por las mañanas con la fuerza de generar algo. Es un ejercicio de la voluntad continua.

-¿Y cómo va la vida en Miami?

-La gente saca un poco de contexto las cosas... En realidad vivo en el escenario, soy un español que se convierte en chileno y en chino... En Indian Creek (al norte de Miami) paso 3 meses al año desde hace 35 años (También vive en Punta Cana, República Dominicana). Me he comprado una casa al lado de la que tenía porque para mí era una buena operación económica, pero nada más.

-¿Qué me dice de sus hijos? ¿Ve un heredero a su imperio?

-Enrique es un campeón de los campeones, es un chaval que es un éxito universal. Julio es un artista grande, lo hace de maravilla, está teniendo cada día más éxito.

-Después tengo mis dos pequeñines. Miguel y Rodrigo, que están todo el día tocando la guitarra y cantando. Les veo ya ese aire de artista natural. Si mi padre juega tenis, a lo mejor quisiera ser tenista, es lógico.

Le propusieron hacer 15 duetos con artistas jóvenes: "Me asustó"

¿Y qué planes tiene en lo musical? "En mi compañía (SonyMusic) me propusieron grabar 15 duetos con los artistas jóvenes más importantes en el mundo, de 15 a 30 años. Me asustó un poquito, es un proyecto largo y hay que tener muchas ganas".

Con canciones nuevas, "que escriban los chavales" porque, recuerda, "yo dejé de escribir, como los poetas pequeñitos, a los 40 años. Cuando el árbol se seca. Aunque la emoción dura, la cabeza no se emociona tanto".

Prefiere el show en vivo: "Porque tengo una relación muy directa con la gente. El concierto es vital, joven, hace que la sangre llegue a tu cabeza muy rápido, porque el corazón se alborota".

Asiduo invitado de los estelares chilenos de los 70 y 80, recuerda esa época con afecto: "Te daban mucho tiempo, el público seguía los estelares con mucha inquietud y nacían artistas. Lo pasaba muy bien con esos programas que se hacían en toda Latinoamérica".

-¿Nostalgia por esa época?

-La nostalgia no existe en mí, es retroactiva.

-¿Tiene contacto con algunos de sus amigos de esa época, como Santis o Bolocco?

-Mis amigos del alma eran César Antonio Santis y Gonzalo Beltrán, que murió. Lo adoraba, era queridísimo, me enseñó muchas cosas y me ayudó mucho.

-De César Antonio no sé hace unos 10 años. A Cecilia creo que la vi hace 4 años en Miami, pero fue un encuentro rápido. Después recibí una llamada, quería algo para un programa que estaba haciendo. Le tengo mucho cariño a Cecilia, la conozco de que era una cría.
Volver
  Instagram   Facebook     YouTube    
— AVISO DE COOKIES —
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies. X